Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

PLAN ESTRATEGICO DE VIVIENDA DEL AYUNTAMIENTO DE BARCELONA 2016 - 2025

1 comment

1474142072412.jpg

La semana pasada, después de meses de trabajo bastante bottom-up, presentamos el Plan de Vivienda del Ayuntamiento de Barcelona para los próximos diez años, con sus cuatro ejes estratégicos (emergencia habitacional, uso social de la vivienda, parque de vivienda pública y privada asequible y rehabilitación con enfoque territorial y social) que se despliegan en sesenta y nueve tipos de actuaciones.

La prensa lo ha reflejado de forma bastante prolija: La Vanguardia, El Periódico, El País, Ara, El Punt Avui, 20 Minutos, ElDiario.es etc.

plan vivienda,pla habitatge,barcelona,alquiler,rehabilitacion,vivienda vacia,parque público de vivienda,control de precios,rent control,housing policies

Aquí dejo, para quien tenga interés, el resumen ejecutivo del mismo, así como su cuadro de objetivos cuantitativos. Las más de 500 páginas del texto completo ya las daremos a conocer cuando el plan sea considerado por el Pleno del Ayuntamiento de Barcelona (que es el órgano que debe aprobarlo).

Si soy capaz de volver a encontrar tiempo para escribir en este blog, el contenido del plan (parque público de vivienda, alquiler, derecho de superficie, rehabilitación, movilización de vivienda vacía, cohabitatge, cooperativas, housing associations, tipos de viviendas públicas y asequibles, vivienda turística, envejecimiento, inaccesibilidad económica, gentrificación, etc) da para muchos escritos y debates.

Pero hoy solo acometeré algunas cuestiones metodológicas y el tema de la expectativas.

En primer lugar, es un plan a diez años por pura coherencia técnica. La vivienda es un problema no solucionable en los tiempos que marcan las legislaturas políticas. Estimamos que, al menos, hace falta una década para poder alterar las condiciones estructurales que marcan ahora los precios de la vivienda en la ciudad de Barcelona y, con ello, la calidad del disfrute del derecho constitucional a la vivienda. Ergo este es un tema de ciudad, país y estado que requiere mayorías fuertes y estables y acción continuada en el tiempo. No sabemos si todo eso se podrá dar. Pero si se diera, hace falta una planificación estricta a cinco años y un poco más tendencial a otros cinco, para poder estructurar la que sería buena que fuese década de cambio de paradigma.

En segundo lugar, es un plan que fundamentalmente recoge objetivos a los que se puede comprometer el Ayuntamiento de Barcelona (y en cierta medida también el Consorcio de la Vivienda de Barcelona que compartimos con la Generalitat). Es frecuente en los pocos planes estratégicos de vivienda mezclar las cosas que dependen de la administración actuante, con las que pueden hacer otras administraciones, con lo que vaya a realizar el mercado, etc. A nosotros nos ha parecido más honesto explicar a que se puede comprometer el Ayuntamiento y que cosas agradeceríamos a otros actores públicos y privados. Pero dejando bien claro que es una cosa y que la otra.

De las dos notas anteriores se pueden extraer algunas respuesta a reacciones que ya nos están llegando. Y cito solo algunas:

  • El plan no solo plantea soluciones a largo plazo ("tirando balones fuera"). De la misma manera, que no se deja abrumar por la emergencia habitacional del corto plazo ("mirando solo al presente"). Hay estrategias y acciones a corto, medio y largo plazo. Y unas vienen después de las otras, forzosamente.
  • Los objetivos solo se alcanzarán si administraciones, sociedad civil y mercado tenemos un comportamiento coherente con los objetivos del plan. Algo que nosotros hoy no podemos garantizar. Pero en lo que aspiramos a influir.
  • Las cifras que se manejan, que a algunos le pueden parecer muy altas, no están garantizadas y dependen, en primer lugar, de los grupos municipales del Ayuntamiento de Barcelona (que, es más, tienen que aprobar el Plan en su conjunto, no solo su gasto). Y, en menor medida, también dependen de lo que presupuesten otras Administraciones, del acceso a la banca pública y al crédito privado o del volumen y la dirección de los recursos movilizados por empresas y particulares.

Por todo ello, creemos que el Plan no vende humo (como ya han dicho algunos sin leerlo), sino "sangre, sudor y lágrimas". El reto que hay que enfrentar es inmenso. Las capacidades para actuar, aún escasas. Y la acción concertada público-pública y público-privada imprescindible e incierta.

Sea como fuere, el Plan tiene como objetivo trascender las actuaciones municipales en materia de vivienda del pasado (herencia que respetamos y apreciamos en lo que vale), para ser capaces de dar cuerpo a un servicio público de vivienda homologable al de las grandes ciudades europeas (estructuralmente relevante y con capacidad para competir con el mercado). Y, partiendo de ello, adentrarnos en el debate de la regulación legal del mercado privado de la vivienda. Al menos, para dos cosas: garantizar la accesibilidad económica de las clases populares y medias y para proteger al mercado de sus propios instintos autodestructivos.

Como he dicho antes, debate a continuar aún por mucho meses. Mientras todos los implicados en el ayuntamiento seguimos trabajando en ejecutar lo planificado.

 

OTRAS ENTRADAS SOBRE TEMAS CONEXOS QUE QUIZÁS TE INTERESEN:

Comentarios

  • Muchos planes, muchas leyes y cobrar muchos impuestos es lo único que saben hacer todos ellos en vez de coger el toro por los cuernos y empezar a etimular el empleo, que no se crean que la gente no quiere trabajar ...

Dejar un comentario

Optional